Responsive Web Design: sitios future proof


31/03/2015

diseño, responsive web, imagen corporativa


Comparte

El futuro es la clave de la época en que vivimos. Dominar el futuro debe ser la directriz de los negocios que quieran perdurar y mantener una alta competitividad.

En el ámbito de la tecnología, el futuro siempre está a la vuelta de la esquina. El diseño web, por tanto, es una disciplina que exige una visión sustentada en adaptabilidad continua, para lo cual es esencial renovarse y replantear una serie de presupuestos en cuanto a las plataformas de información.

El vertiginoso avance tecnológico y el entorno de competencia en esa industria hacen que cada vez existan más dispositivos con acceso a la web, sometidos a la vez a la obsolescencia constante. Esto pareciera traer consigo la obligación de diseñar contenidos para cada uno de los dispositivos que continuamente nacen, se consumen y mueren, lo que en principio aparenta ser un problema. Sin embargo, hoy existe un método de programación y diseño que permite encarar lo efímero de los dispositivos como una ventaja: el Responsive Web Design (RWD).

 

Revolucionando el diseño

El RWD significa un cambio sustancial en los paradigmas del diseño web tradicional —muy enraizados en los cánones del diseño editorial— y es un paso franco hacia la emancipación y consolidación de esta disciplina. Lo novedoso del RWD es un asunto de perspectiva: abandonar el “desktopcentrismo” habitual y el esteticismo del diseño editorial para diseñar a partir de la web en sí misma, poniendo especial interés en la experiencia del usuario.

A grandes rasgos, el RWD consiste en un solo diseño web para cualquier tipo de browser, sea visualizado en una desktop, un teléfono móvil, una tablet, una consola, etcétera. Esto se logra mediante el uso de las tres técnicas específicas esenciales que definió Ethan Marcotte, padre del RWD: layouts fluidos, imágenes flexibles y media queries.

 

Adaptabilidad productiva

El RWD construye una estructura única —a través de un solo código— funcional en cualquier plataforma, de modo que armoniza los sitios web para que desde cualquier plataforma se tenga una óptima experiencia visual gracias a la flexibilidad del diseño que se adapta al medio que lo procesa. Así, el antiguo problema que representaba la gran variedad de medidas de pantalla y resoluciones se convierte, para el diseñador audaz e innovador, en una serie de posibilidades para multiplicar funciones y recursos. Además, se mejora significativamente la usabilidad al facilitar el manejo de interfaces touch y mediante la posibilidad de ocultar elementos que estorben la navegación y alterar el tamaño de los textos para facilitar la lectura.

La versatilidad del Responsive Web Design mata varios pájaros de un tiro. Al optimizar la presentación de los contenidos por medio del ajuste del layout al tamaño de las diferentes ventanas y capacidades de resolución, se cumple el principal objetivo tanto del diseño web como del editorial: disponer de la mejor manera la información para potenciar su claridad y, sobre todo, su durabilidad y su impacto. Así, el RWD es una muy buena opción para mejorar el SEO de un sitio web y, por supuesto, contribuir al posicionamiento de nuestras empresas.

Comparte
Subir